miércoles, 26 de julio de 2017

No son míos

"¿Dónde guardo
tantos años,
tantos sueños que no fueron 
más allá?"

No son mis versos, pero son mis preguntas.

Voy



Voy desesperada buscando vestigios de aquella época
quiero encontrarte y no sé por dónde empezar a buscar
parece que la tierra te tragó
parece que ya no andas por ahí dando vueltas de carnero.

Fue hace demasiado tiempo,
hace demasiados años,
demasiadas horas me separan de aquella noche eterna
en que tú querías dormir.

Un siglo completo
se ha colado entre el Tequila y tu espalda.

Dime por dónde puedo ir dejando mis huellas
para que me encuentres,
por dónde desparramar las migas de esta pasión juvenil
para que llegues a mí.

Cuando te vuelva a ver
voy a confesarte que esto fue escrito para ti
y que los poemas que en la despedida te entregué
fueron escritos en otra vida
en otra estación…

(2009 para PTC)

Sol de invierno....

Como el humo de mi cigarro
así
tu imagen
se aleja 
hasta desaparecer.

Tu sonrisa no me deja vivir

Mis pensamientos escapan a la deriva
tropiezan con tu mirada una y otra vez
¿por qué?
tu sonrisa no me deja vivir...

Hubo inviernos más helados sin duda
en estos últimos veinticinco años,
sin embargo,
la esencia de este hielo
es mi coartada
para no dejarte ir.

¿Qué te llevaste de mí?
¿por qué aún rondas mi vida como si me debieras algo?

Todas las horas de cada día
pienso
sueño
imagino
recuerdo
y
asumo el riesgo de enredarme en fantasías
sonrío
cuando pienso
"haz la pregunta, yo te diré de inmediato que sí"

Y es que después de ti
nunca hubo nada
nunca hubo un después de ti
nunca te fuiste del todo
nunca renuncié...

viernes, 14 de julio de 2017

Tormenta

La arena donde se hundían mis pies,
se coló en mis sueños,
trayendo hasta mí 
la sal de tu recuerdo.

Tu voz despertó mi mirada,
tu risa de siempre
recorrió mis brazos
hasta enredarse completa
en mi cuerpo.

Tus manos
tan cerca y tan lejos
tú y yo
tan cerca y tan lejos.

Tus ojos recorriéndome de pies a cabeza
mis ojos fijos en tu boca,
tu boca ansiosa...

Las paredes al rededor se iban alejando
abriendo el espacio entre tu cuerpo y el mío
tú te acomodaste 
con tiempo
con distancia
con cierto estilo incluso;
yo intentaba concentrarme en el momento
evitando cualquier distracción 
- como el latido que perforaba mi pecho en ese instante -
quería conservar el momento
hacerlo eterno
pero 
como toda tormenta
acaba en medio de la emoción que provoca,
tan abruptamente 
que ni siquiera recuerdo si nos despedimos.


martes, 8 de noviembre de 2016

Sin verte

Escucho la canción que dejaste para mí
mi piel se eriza y desespero por ese abrazo que aún demora tanto.

Sin verte voy
imaginando el calor de tus labios acercarse a mi boca
mis manos te buscan en esta oscuridad absurda.

A ratos me cansa la espera
a ratos me parece que el tiempo vuela
sólo sé que te quiero aquí
sin verte
parado frente a mí
y pegarme en ese abrazo que me persigue
que me viste, que me llena, que me prometes
y que me prenderá a tu piel 
como te siento:
como si fueras parte mía desde hace una eternidad...

No imaginé nunca que 
sin verte
serías la razón de mis letras
y éstas son todas para ti.

Mis labios llevan dos palabras retenidas
que muero por soltarla en los tuyos.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Hay cosas que traen ese aroma hasta mi
esa calle en particular
esa guitarra en particular
este calor de estación entremedio
esta indefinida pérdida de razón...

jueves, 1 de septiembre de 2016

Tal vez

La voz canta :
"Tal vez te acuerdes de mí"
y el verso me persigue sin cesar estos días.

Poco antes de verte por última vez,
cierta persona dijo que no me recordarías
entonces se abrieron las puertas del metro
yo bajaba
tú subías
me tomaste la mano con una sonrisa hermosa en tu rostro
y subiste al vagón
yo seguí caminando sin soltar tu mano...
hasta hoy me pregunto qué tan apurados iríamos que no pudimos parar a conversar!

Y hoy es como si el tiempo no hubiera pasado
y espero encontrarte en cualquier momento
en cualquier lugar
quién sabe...
Tal vez
(tú también)
te acuerdes de mí.
Sin pausas y sin prisas....
no sé a qué vengo
no quiero reprocharte nada
ni saber nada de ti
ni escucharte siquiera.
Libro una lucha para entender
tus elecciones
tus silencios
tus sonrisas.

Eres dueño de esos pensamientos clandestinos
y no tienes rostro ni voz.


En tercera persona

No recuerdo fechas contigo...
sé que nos despedimos fuera de tu edificio, un día de sol,
ambos sonreíamos
yo de nervios, tú no sé.
Llevaba en mi mano un sobre que llené de poemas que te regalé 
pero que no habían sido escritos para ti.


A tí


No tenía idea que tu recuerdo estaba tan presente en mi memoria.
Fue una voz sin querer, un día cualquiera, un verso, una guitarra, una palabra quizás
entonces me dí cuenta que te recordaba aún, que dolías aún.

"Puede ser que vuelvas otra vez" dice la voz
y algo dentro de mí lo cree... algo dentro de mi te espera.


jueves, 6 de marzo de 2014

Quiero

Leo y releo tu carta
suspiro, pienso, sollozo
y vuelvo a leerla.

Hay algo de pesar en tus palabras
hay mucho de cierto
pero escucho un grito desesperado entrelineas que me pide que no lo crea todo.
Quiero pensar que debo ignorar la última línea.

Tomo tus letras con mis manos
las acerco a mi boca
cierro los ojos y puedo sentir el sabor de tus lágrimas en ella.

Me he aprendido de memoria cada renglón
siento propio el tono
el pesar con el que llegaste a escribir todo aquello...

Tu recuerdo va y viene por los rieles de mi corazón
quiero dormir una vida y despertar cuando ya te haya olvidado.

Quiero beber la distancia hasta saciarme.


domingo, 3 de julio de 2011

Me perturbas



Me dejas helada.






Tu distancia y tu silencio vistieron mis días de olvido y entonces aprendí a llorar menos y a sonreir más. De pronto, un día cualquiera, te paraste de tu silla y me recibiste con un abrazo. Tu calor abrigó mi cuerpo nuevamente, y tal cómo sentí con el primer abrazo que me diste, quise quedarme eternamente ahí. Mi corazón te buscaba; buscaba esa sonrisa que me cautivó, buscaba esa voz, esa mirada, esa ternura, que me devolvieron a la vida hace un año atrás.



Y de pronto, tus dudas te ciegan. Tu voz cambia de tono. Tus palabras son frías, heladas, odiosas. Tu actitud es ilógica. No tengo defensa. No tengo voz. No tengo derechos. Y es así como de pronto ya no tengo ganas de nada.



Me quedo abrazada a ese recuerdo.... a ese hombre que lo ha sido todo para mi. Sólo ése está en mi vida, en mis sueños, en mi piel. Ese que fuiste para mi y que ya no me quiere más...