martes, 13 de octubre de 2009

Tu voz



Dormir con tu recuerdo todos estos años,
me enseñó a olvidar tu voz.
Ni desde tan cerca ni desde tu distancia infinita
alcanzo a percibir tu sombra.

Sin embargo voy por tu melena,
estoy aún en tu brindis por las noches
incendiando los besos que desparramas en mi ausencia.

Nada de sábanas blancas,
nada de ganas locas,
nada de secretos
Nada de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario