domingo, 27 de diciembre de 2009

18/07/1997

Quedé muda entre tus redes
adolorida de tanto y tanto
abrazar tus ojos ausentes.

No volví, entonces, la vista atrás.

Me pareció fogosa y destructiva
tu despedida nocturna.

Quedé invadida de silencios
y fui desapareciendo así como tú de mi vida,
esa noche yo dejé para siempre
tu puerto blanco y sonriente.

Entonces no volví a huir de tu búsqueda,
crucé la calle y abracé la soledad
con esa tierna amargura de amarte en vano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario