miércoles, 30 de diciembre de 2009

HRMB

Hace dieciseis años escribía aquello en lo que reparo hoy
... no tengo explicación para esto.
No te afanes en querer entenderlo porque no recibirás respuesta de mí.
Este sentimiento
que no es más que una desgarradora pasión,
persite a pesar de las ausencias,
de las indiferencias
de las distancias y los silencios
más allá de los años
más allá de las vidas
más allá de todo.
Soy el recipiente trizado de las emociones de años que no volverán.
Soy el espacio por donde se cuelan las palabras que no dije.
No lo entiendo y ya no trato de entenderlo.
Hay un momento cada cierto tiempo
en el que tu mano simplemente oprime mi corazón,
tal cual,
y la sensación de angustia me obliga a escribir
y aquí estoy
...en un misterioso ciclo que me acompaña esta última década,
el éxtasis de tu recuerdo galopando en mis sentidos
y en consecuencia las letras cayendo por arte de magia sobre el papel
luego esa libertad que me hace grande
que me hace enorme
que me hace gigante,
todopoderosa
para luego
terminar con esta zozobra de saber que nada de esto es real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario