miércoles, 15 de diciembre de 2010

En memoria






Pensaba en lo glorioso que es darse cuenta de las cosas buenas de la vida,



reparar en ello y agradecerlas.



Pensaba en los abrazos que guardamos, en los besos que no damos, en todos los momentos que almacenamos sin llegar a revivirlos.



Todo esto al recordar y dar gracias por haber abrazado por última vez al hombre bueno que nos dejó hace una semana.



Haber podido recordar con él una etapa de mi vida tan maravillosa de la que él fue parte.



Haber reido juntos con esos recuerdos, notar que para él habían quedado tan latentes como para mí misma, que a pesar de nuestra diferencia de edad y de vidas tan distintas, esos recuerdos nos unían en una alegría común.



Me volví a vestir de colores, si. Porque sé que él nos querría alegres.



Y yo lo recuerdo alegre. Recuerdo su voz sonriente.



Recuerdo sus historias, sus dibujos, su letra hermosa, sus chistes.



Recuerdo a la Rosalía...



Me gusta pensar que le di los abrazos y las gracias que de niña no le di, pero que siempre me acompañaron.



Siempre quise volver a encontrarlo y manifestarle lo maravilloso que había sido para nosotras, para mí.



Y lo hice. Y él a su vez me agradeció a mi por haberlo querido tanto, por haber sido con él como fuimos.



Es probable que incluso así, él haya partido sin saber cuánto lo quisimos.



Cuánto valoramos cada una de las cosas que él hizo por nosotras, desde dejarnos jugar tardes enteras en "la fábrica" dónde él con toda su creatividad hizo un mundo de fantasía para nuestros corazones abandonados, hasta hacer de nuevo el baño de su oficina para que las "niñitas" pudieran usarlo.



No hay nada que mitigue este dolor de no verlo más, ya lo he dicho antes.






Enero de 2009



a mi querídisimo Tío Sandro, QEPD

sábado, 20 de noviembre de 2010

Un extraño


Quiero recordarte
como te recuerdo hoy
como te recuerdo ahora.

Guardar para mí esa imagen de tu vida unida a la mía.

Quiero recordarte
siempre
con esa ternura y esa certeza
de que soy la mujer de tu vida.

Quiero recordar
el resto de mis días
tu manos tomando las mías
tu boca buscando la mía
tus brazos abrigar los míos.

Quiero recordar eternamente
esa canción que cantaste mirándome a los ojos.

Quiero no perder jamás esas imágenes
y esas sensaciones
porque sé que en cualquier momento
volverás a ser un extraño para mi.
Reg. 1011207897798

domingo, 31 de octubre de 2010

Te espero

Me detengo en esta noche eterna
entre las risas y los gritos
y ahí te espero
voy respondiendo llamados que confundo con los tuyos
y tú no apareces.
Me sorprende el vértigo de la espera
yo quiero correr a ti
pero no estás
mis palabras no te alcanzan
y mis señas son lejanas a tu mirada.
En mi pecho late aún tu suave recuerdo
tu perfume acelera el motor de estas sombras
y mi desnudez se estremece con la eternidad de tu piel.
Reg. 1010317728367

Sólo tú

Sólo tú eres el principio y fin
el color de mis mañanas
la caricia esperada
el abrazo que baila y me eleva...

REg. 1010317728213

viernes, 29 de octubre de 2010

Sin ti...

Afuera está lloviendo
como llovió este invierno sin ti...
Aquí adentro florece la primavera
quemando la estela de nuestros cuerpos en mi memoria.
Yo recuerdo tu rostro
tus ojos,
tus labios,
tus besos,
la suavidad de tus manos
y vuelvo a sentir el agua en mi piel
tu cuerpo a mi lado, mi pelo mojado.
Tu mirada me libera
me viste de sueños y de sublime ardor
Ya no sabría vivir sin ti...
Reg. 1010297715784

De la manera que te amo

Tan profunda como el latido que lleva el silencio por el viento,
tan mortal y rebelde como el fuego que cubre mi regreso cada final de día,
tan libre como las letras que visto de caricias para dejarlas tatuadas en tu piel.

Yo soy esta mujer que te observa tiernamente
que es feliz con solo mirarte
que en las noches febriles vive en tu recuerdo
que te regala su soledad para que la llenes de tu vida.

Por las praderas antiguas va mi pasión asediando tu corazón
quiero tenerlo siempre latiendo en mi pecho
que se agolpe en mis venas el ritmo del amor que me profesas
que jamás lo olvide mi desnudez ni mi cordura.

Reg. 1010297715739

miércoles, 6 de octubre de 2010

Me duele el alma

En este instante
se ahoga en el mar de mi dolor
el recuerdo de tu piel clara.
Mi memoria vaga por los momentos en que mis manos se perdían en la suavidad de tu carne...
Recuerdo tu rostro cuando mis dedos te recorrían.
Recuerdo tus besos y me duele el alma.

jueves, 9 de septiembre de 2010

ESTO ES LO QUE SOY

Estoy viendo llover ...
al afinar la vista y ver las gotas caer sobre las hojas,
recordé cuando miraba llover por las ventanas del colegio.

El calor de mis manos trajo hasta mi memoria mil instantes de mi estadía ahí.

Recordé incluso voces de profesores,
de mis compañeros,
de las niñas que conversaban a mi lado
¡sus voces!

Yo las observaba - siempre hago lo mismo - lo sigo haciendo:
Observo, no intervengo
Escucho, no opino
las miro detenidamente.

Ellas rien y hablan de tantas cosas
¿qué gracia tiene?
¿de qué me perdí?

Afuera sigue lloviendo...

viernes, 6 de agosto de 2010

Adiós

No creas todo lo que digo
no veas en mis ojos lágrimas que ya no están
me voy despidiendo de a poco
donde vayan mis pasos, tus besos no lo sabrán.
Como los mechones de cabello en la baldosa
yo fui dejando esta historia desparramada
de manera de no poder volver a unir los pedazos
y no volver a tus brazos cada final de jornada.

jueves, 22 de julio de 2010

Como sea...

Como sea...
cuando sueñes
que caigo
y por la ventana
no aparezco,
sabrás que
sigo gritando tu nombre
en el espejo
y
espero que aparezcas
del otro lado
arañando las horas
hasta llegar a mi rostro
y clavarte en mis ojos.
(Playas Blancas /julio 1993)

Si muero....

Si muero
con tu ausencia en mi vientre,
acércate sólo a buscar tus besos.
Permanezco con los ojos cerrados
en esta espera sin sentido,
con la razón adolorida
y las palabras pegadas al silencio de mi paladar.
Hoy,
nuevamente vi tu cuerpo en mi jardín,
tras la cortina de velo,
nuevamente encontré tu silencio
entre los vasos y los platos.
En todos los rincones,
estabas gritando que no estabas.
Amante
hoy eres ceniza.
¿cuántas mañanas más tenía que esperar
antes de volver la cabeza
y convertirme en estatua de sal?
Qué poca sutileza al despertar
el cuento aburrido de un futuro que no llega
cuando uno cae
y el otro se queda para recordar la historia.
(julio 1993)

Poema 9-2 (1993)

Los racimos sobrevivien en este paraiso
y todo vuleve a ser como un sólo sueño
donde me quedo a pesar de todo
mordiéndome las heridas
sacudiéndome las entrañas
echando en una copa el espanto de cristal,
vaciando los sentidos al mundo reseco
de tanto y tanto esperar.
Hay mil voces rastuñando mi memoria
como si todo esto en realidad no fuera nada.
Se prolonga la lluvia
en este calor extraño para la estación
y te recuerdo
aunque a veces la memoria parezca deshecha,
tu imagen es como el más exquisito perfume
como la melodía más relajante.
Mi inspiración descanza en otros besos
abrazada a otra pluma, confundiéndose en otras sábanas
sólo puedo recordarte, aunque no pueda escribir.

Caballero Andante

Me cansé
de las odas,
del mal tiempo
y de las buenas caras.
Desperté de pronto
con otros colores
con otras palabras
y otros besos en mis labios.
Como los ríos
como los años
como el oro
lanzando mi vida lejos de mi cuerpo
separando abrazos y urgencias
estrellas y porcelanas.
Sobre una escalera ancha y fría
dejé tu cuerpo reposando,
fue como una pesadilla,
como una vieja foto
todo vestido de amarillo
vestido de paisajes errantes.
Me cansé del cielo y de odas al mar
porque todo lo azul me cansa
Caballero Andante
amor de ojos cafés.
(poema 11-2 /1993 CH.J.B)

Un bichito azul

Un bichito azul
descansa en tu frazada,
en medio de los dedos de tus pies.
Sus patas son final hilachas de seda;
camina sobre tus piernas
y como una ola de color se posa sobre tu pecho dolido.
Desde allí te mira,
tu pulga odiosa.
Desde ahí se parecia mejor tu rostro;
duermes
hablas
roncas
ries
descansas
desapareces.
Un bichito azul
se posa en tus labios
luego corre de un lado para otro,
confundiéndose en tu piel.
Azul
la espuma de tus grietas.

Lamento Cotidiano

Eres mi lamento cotidiano,
te paseas por mi retina
cual retrato desnudo
buscando miradas en el mar.
Y aún no sé si te amo
ya no sé si te espero.
Eres capaz de esconder el cielo en tu ausencia
llenando mi sangre de espuma
mis pensamientos de sal.
...Y ya no sé si tengo miedo.
Eres como una piedra de terciopelo
que quema mis dedos sin fuego
resbalando como platos en el manantial
así suenas
como sufrimiento de cordillera.
Tus besos silentes
son compañeros de mi boca.
Eres como la luna
ya lo he dicho antes...
(1993 à CH. J.B)

Poema 23-2 (1993)

Habrá más llantos
en donde esconderme para verte reir.

Un silbido lejano será la sombra de este amor
todo lo que quede será la cera de mil velas
y yo, poco a poco,
me alejaré del cuerpo que alguien escogió para mi alma.

No entendí nada de lo que dijiste
... un insrumento en mi alma
... un beso al despertar
no entendí nada de lo que escuché....

Él en cambio, tomó mi mano
yo simulé rechazarla
en la desesperación por abarcar todos los espacios,
entre sus dedos y su argolla....

Tú rompiste los sueños que quedaban
entre la canción,
entre las lágrimas y el cielo.

Habrá más llantos para refugiar mi pena.

lunes, 5 de julio de 2010

Afuera el frío calaba los huesos...

"Afuera el frío calaba los huesos,
adentro tu cuerpo y el mío hacían fiesta"

Eso lo escribí hace años pero lo recuerdo esta noche en que también recuerdo tus pasos a mi lado por el Parque Forestal cuando, llegando a un semáforo, decidiste despedirte.

Te excusaste en la distancia que significaba estar caminando a veinte centímetros luego de haber estado pegados en el sudor de nuestra loca pasión.
Besaste mi mejilla suavemente y desapareciste en medio del tráfico de esa helada mañana que a esas alturas ya era una tibia tarde.

Quisiste tomar mi mano, quise besarte apasionadamente pero seguimos cada uno por su lado, en dirección contraria. Yo creía que tu mirada me seguía pero al voltear ya te habías perdido entre la multitud...

Últimos versos

El papel couché de los últimos versos que dejé en su cajón
va cortando los hilos que ataban mis pies a su vida
instantes antes de que su mano me dejara caer
al vacío del eterno por qué.

La última tonada

Llevo en mi piel los encajes que tenía guardados para ti
y en los cuatro pilares del novelesco lecho compartido
bailo la última tonada
entre violines y tambores
entre tu cuerpo y el mío
entre tus besos y mis gemidos.
Cuando la remota posibilidad de tu regreso
envuelva mis noches de esperanza,
volveré a vestir el rojo intenso....

Espera nocturna

Esta espera nocturna me condena a morir en tu recuerdo,
percibo tu sombra en la luz de mis pasos helados
y voy haciéndole el quite a la trampa de tus besos olvidados.
Voy a probar cerrar los ojos y no tener tu mirada fija en mi boca,
voy a probar esquivar tu sonrisa
entonces tal vez y sólo tal vez,
consiga sacarte de mi cabeza luego de sacarte de mi corazón.

jueves, 27 de mayo de 2010

A punto de quemar mis naves...

Descalza iba por los versos del olvido delirando con los antiguos besos,
desnuda iba por la desolación y el silencio
en un paisaje infinito de heridos recuerdos.
El aroma de nuestro pasado juvenil le hacía muecas a la luna.
Nunca era una palabra eterna donde su mirada se perdió para Siempre.
Mi corazón herido lo buscó en las tinieblas de una distancia absurda
de kilómetros y siglos
y ahí lo encontró
como antes
como siempre
sin ser el mismo, era aquél.
Y en el segundo de la despedida supe que dejaba en ese espacio
en ese ínfimo y esperado beso,
mi vida.
Abandoné entonces su puerto
y tomé rumbo desconocido
a toda vela
cegada por las lágrimas de una partida obligada, desentendida...
Cuando ya llegaba a la orilla
y estaba a punto de quemar mis naves
llegaste tú.

sábado, 22 de mayo de 2010

Para ti

Las pelusas debajo de estas letras van trepando
por tu sonrisa,
por tu mirada.
Yo quiero arrancar de tu enredadera,
quiero escapar de este enjambre de sensaciones,
quiero correr hasta sentirme segura...
Pero
¿a dónde ir?
¿A dónde detenerme si es sólo a tu lado donde encuentro paz?
¿qué cuerpo seguir, en qué mirada hundirme si es sólo contigo donde verdaderamente soy yo?
En qué otros besos podría confundirme si no puedo huir más allá del calendario.
El calor de tu recuerdo me despierta cada vez que comienzo a escapar de esta nostalgia,
el escalofrío de aquella mañana recorre mi memoria
entonces te encuentro una vez más en medio de la distancia y el silencio.
Me niego inútilmente a seguir en esta historia,
rehúso la sola idea de perder tus promesas
me opongo a la instrucción absurda de mis latidos
no quiero dar un paso al lado
no quiero simplemente desaparecer...
Quiero tomar el camino de vuelta a nuestra tibia mañana
quedarme dormida entre las sábanas de nuestro secreto
y despertar con tus besos húmedos.

viernes, 30 de abril de 2010

Me voy

Me voy y esta vez en mi equipaje no cabe tu recuerdo.
Me despido con un guiño lento y distinguido,
te doy la espalda lentamente
mientras tu mirada por última vez
devora mis pasos.
Sales tras de mí en sentido contrario,
allá voy pero aquí me quedo,
tomo lo poco que queda de ti en mi piel
y lo atesoro como pétalos en mi viejo libro
ya habrá tiempo para hurgar ahí.
Me voy por el camino que abriste de par en par
cuando cerraste tus brazos y tus puertos
cuando extendiste la invitación al olvido.
Me voy
en mi equipaje hoy ya no hay lugar para tus besos.

domingo, 11 de abril de 2010

A mi hija

Yo quería coger las palabras que creía halladas desde siempre,
remover tu corazón con plausibles argumentos;
quise buscar una explicación que no descubrí en tus ojos
ni en la serenidad de tu rostro
ni en la suave novedad de tus manos,
me jugué el corazón en las perpetuas noches de desvelo
y estrujé hasta la última partícula de mi alma herida
y todo lo que conseguí,
fue entender que el amor que te tengo es más fuerte que cualquier cosa en este mundo.
Descubrí que no hay padecimiento alguno peor que perderte.
El sufrimiento de verte tan niña envuelta en una repentina adultez,
pasó entonces a ser una certeza de incondicionalidad.
El amor que te profeso desde que te supe en mis entrañas
se ha hecho carne a punta de lágrima.
Me alivia comprobar que soy capaz de obtener fuerzas en el dolor
y que cuando digo que eres mi vida y que estoy para ti siempre
es porque es y así será eternamente.

sábado, 3 de abril de 2010

10 días antes...

Yo no extraño tus besos...

...extraño tu risa
tu mirada cómplice
desde el otro lado de la mesa.

El saberte respirando más allá.
Extraño poder entrar e interrumpirte.
Extraño tu sonrisa
y verte nervioso con mi presencia.

Extraño sentir tu mano
en una caricia repentina
loca y suave
dulce y tibia
recorrer mi alma
hasta regalarte mi risa florida.

Perdida

El naufragio de las nubes en mi pelo
se pregunta dónde ir
y tu ojos me llaman a través del hueco de la luna.
No quiero mirarte
prefiero perderme en esta enredadera azul
que me lleva
por las metáforas del olvido.
Con los pies helados sobrevivo;
una copa de más
me trae el sabor de tus bejos lejanos.
Nunca estuve tan distante de tu puerto
dónde anclar tantas preguntas ahora?
Todo lo que no digo
todo lo que no pienso
todo lo que me callo
va corriendo por las células de tu ausencia.

Entre tus dedos

Tus labios de menta
me observan resbalar
desde la copa de los árboles
hasta la copa entre tus dedos...

jueves, 14 de enero de 2010

Me despojo aquí y ahora

Me despojo aquí y ahora de todo lo último que dije,
de las despedidas que inventé para dejarte ir.
Me despojo aquí y ahora de todo el desconsuelo con el que dormí las últimas noches.
Vengo de madrugada a encerrarme en tu invisible abrazo,
en tu imaginario cuerpo,
en tu cálido recuerdo para que tú me contengas con el silencio de siempre.
Sujeto con fuerza las amarras a tu pueto nuevamente para que lleves mis temores y mis desencantos.
Lléname con tu sonrisa lejana una vez más para quedarme ahí por siempre y no me dejes volver a escapar.
La adranalina en mis venas me llevó demasiado lejos de ti y ya no quiero;
no quiero volver a escabullirme por las dimensi0nes de un amor que no fue.
Llena mi vida otra vez de ti.
LLena los espacios que él dejó abrigados de vacío.
Permite que me inunde del encanto de tus ojos claros en cada ángulo de mis angustias.
Voy a trepar por las horas perdidas y recuperar las letras que guardé para ti.
Me despojo aquí y ahora de los recuerdos fervientes de mis últimos días.
(Oct. 2009)

A tu lado

Bajando desde el palco para sentarme a tu lado,
encontré las notas de este piano, de estas cuerdas oxidadas
que me empujaron a revivir ese primer relato juvenil.
Ignorar el frio del concreto antiguo
fue un desprecio inútil a tu espalda indiferente,
tus ojos no repararon en el escote de esa noche estival
y mis pies determinaron entonces
seguir solos el camino.

Tu puerto

Por las ventanas de las hojas viejas
va el otoño rasguñando vidrios de colores,
va cuesta abajo camino al mar
intentando atrapar olvidos e ilusiones que solté tiempo atrás.
Ahora que dejé enterrado tu nombre en ese lejano jardín,
el invierno de junio no me tocará;
ahora que solté las amarras,
el muelle de tu puerto caerá sin saber nadar.

En el bosque

Iba perdida
aunque no asustada,
pisando hojas,
absorbiendo la humedad de aquella tarde
en la que se quedó olvidada en medio de la gigantesca arboleda.
Cuando aprendió a mirar tan alto y guiarse por el sol,
sus zapatos ya no huían del averno.
Sus recuerdos ya no pertenecían a lo terrenal,
el horizonte sólo estaba en la copa de las florestas,
el día y la noche eran una sola cosa
como el latido en su pecho,
la suma del sístole y el diástole.