jueves, 14 de enero de 2010

A tu lado

Bajando desde el palco para sentarme a tu lado,
encontré las notas de este piano, de estas cuerdas oxidadas
que me empujaron a revivir ese primer relato juvenil.
Ignorar el frio del concreto antiguo
fue un desprecio inútil a tu espalda indiferente,
tus ojos no repararon en el escote de esa noche estival
y mis pies determinaron entonces
seguir solos el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario