jueves, 22 de julio de 2010

Poema 23-2 (1993)

Habrá más llantos
en donde esconderme para verte reir.

Un silbido lejano será la sombra de este amor
todo lo que quede será la cera de mil velas
y yo, poco a poco,
me alejaré del cuerpo que alguien escogió para mi alma.

No entendí nada de lo que dijiste
... un insrumento en mi alma
... un beso al despertar
no entendí nada de lo que escuché....

Él en cambio, tomó mi mano
yo simulé rechazarla
en la desesperación por abarcar todos los espacios,
entre sus dedos y su argolla....

Tú rompiste los sueños que quedaban
entre la canción,
entre las lágrimas y el cielo.

Habrá más llantos para refugiar mi pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario