jueves, 22 de julio de 2010

Poema 9-2 (1993)

Los racimos sobrevivien en este paraiso
y todo vuleve a ser como un sólo sueño
donde me quedo a pesar de todo
mordiéndome las heridas
sacudiéndome las entrañas
echando en una copa el espanto de cristal,
vaciando los sentidos al mundo reseco
de tanto y tanto esperar.
Hay mil voces rastuñando mi memoria
como si todo esto en realidad no fuera nada.
Se prolonga la lluvia
en este calor extraño para la estación
y te recuerdo
aunque a veces la memoria parezca deshecha,
tu imagen es como el más exquisito perfume
como la melodía más relajante.
Mi inspiración descanza en otros besos
abrazada a otra pluma, confundiéndose en otras sábanas
sólo puedo recordarte, aunque no pueda escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario