jueves, 22 de julio de 2010

Si muero....

Si muero
con tu ausencia en mi vientre,
acércate sólo a buscar tus besos.
Permanezco con los ojos cerrados
en esta espera sin sentido,
con la razón adolorida
y las palabras pegadas al silencio de mi paladar.
Hoy,
nuevamente vi tu cuerpo en mi jardín,
tras la cortina de velo,
nuevamente encontré tu silencio
entre los vasos y los platos.
En todos los rincones,
estabas gritando que no estabas.
Amante
hoy eres ceniza.
¿cuántas mañanas más tenía que esperar
antes de volver la cabeza
y convertirme en estatua de sal?
Qué poca sutileza al despertar
el cuento aburrido de un futuro que no llega
cuando uno cae
y el otro se queda para recordar la historia.
(julio 1993)

No hay comentarios:

Publicar un comentario