domingo, 30 de enero de 2011

Con tinta fresca IV

Dejé de buscarte hace mucho,
sin embargo todo te trae hasta mí,
sin pedirlo, sin quererlo, sin necesitarlo
me hablan de ti y de tus palabras amarillas dedicadas a otra.
Mi piel se eriza de dolor
y en mi pecho late
cada vez con más fuerza
el recuerdo de lo que fueron mis días junto a ti.
Qué rápido puede alguien olvidar,
yo no lo sé hacer
evito tu mirada, tu voz
pero despierto en la mitad de la noche
con tu existencia escarbando mi alma.
Tu vida no sabía
que entraba en la mía tan profundamente
que ahora sencillamente no sé seguir.
Das vuelta la página
cierras los ojos
cierras las puertas
y yo quedo al otro lado
esperando que el olvido se instale para siempre entre nosotros dos.


Reg. 1101308375285

No hay comentarios:

Publicar un comentario