miércoles, 26 de julio de 2017

No son míos

"¿Dónde guardo
tantos años,
tantos sueños que no fueron 
más allá?"

No son mis versos, pero son mis preguntas.

Voy



Voy desesperada buscando vestigios de aquella época
quiero encontrarte y no sé por dónde empezar a buscar
parece que la tierra te tragó
parece que ya no andas por ahí dando vueltas de carnero.

Fue hace demasiado tiempo,
hace demasiados años,
demasiadas horas me separan de aquella noche eterna
en que tú querías dormir.

Un siglo completo
se ha colado entre el Tequila y tu espalda.

Dime por dónde puedo ir dejando mis huellas
para que me encuentres,
por dónde desparramar las migas de esta pasión juvenil
para que llegues a mí.

Cuando te vuelva a ver
voy a confesarte que esto fue escrito para ti
y que los poemas que en la despedida te entregué
fueron escritos en otra vida
en otra estación…

(2009 para PTC)

Sol de invierno....

Como el humo de mi cigarro
así
tu imagen
se aleja 
hasta desaparecer.

Tu sonrisa no me deja vivir

Mis pensamientos escapan a la deriva
tropiezan con tu mirada una y otra vez
¿por qué?
tu sonrisa no me deja vivir...

Hubo inviernos más helados sin duda
en estos últimos veinticinco años,
sin embargo,
la esencia de este hielo
es mi coartada
para no dejarte ir.

¿Qué te llevaste de mí?
¿por qué aún rondas mi vida como si me debieras algo?

Todas las horas de cada día
pienso
sueño
imagino
recuerdo
y
asumo el riesgo de enredarme en fantasías
sonrío
cuando pienso
"haz la pregunta, yo te diré de inmediato que sí"

Y es que después de ti
nunca hubo nada
nunca hubo un después de ti
nunca te fuiste del todo
nunca renuncié...

viernes, 14 de julio de 2017

Tormenta

La arena donde se hundían mis pies,
se coló en mis sueños,
trayendo hasta mí 
la sal de tu recuerdo.

Tu voz despertó mi mirada,
tu risa de siempre
recorrió mis brazos
hasta enredarse completa
en mi cuerpo.

Tus manos
tan cerca y tan lejos
tú y yo
tan cerca y tan lejos.

Tus ojos recorriéndome de pies a cabeza
mis ojos fijos en tu boca,
tu boca ansiosa...

Las paredes al rededor se iban alejando
abriendo el espacio entre tu cuerpo y el mío
tú te acomodaste 
con tiempo
con distancia
con cierto estilo incluso;
yo intentaba concentrarme en el momento
evitando cualquier distracción 
- como el latido que perforaba mi pecho en ese instante -
quería conservar el momento
hacerlo eterno
pero 
como toda tormenta
acaba en medio de la emoción que provoca,
tan abruptamente 
que ni siquiera recuerdo si nos despedimos.